De una dolarización de facto a una formal ¿Es la opción del régimen de Maduro?
ECONOMÍA VZLA NACIONAL

De una dolarización de facto a una formal ¿Es la opción del régimen de Maduro?

La dolarización de facto que existe en Venezuela surgió como respuesta a la prolongada hiperinflación y a la devaluación del bolívar. Sin embargo existen dudas si el régimen de Maduro sea capaz de llegar a darle soporte legal para profundizar el proceso.

Partiendo de la realidad en la que al rededor del 80% de los pagos en Venezuela se realizan en dólares, no queda duda que este proceso llegó para quedarse. Después de ser considerado como tabú, el régimen aflojó las amarras del control de cambio imperante desde 2003, al permitir una flexibilización.

Bloomberg: Régimen de Maduro conversa con la banca plan de dolarización

Esto devino en que el uso del dólar, además de refugio para protegerse, se constituyera en el medio de pago favorito de los venezolanos. Y no por capricho o «frivolidad», como indica el economista Cesar Aristimuño, la firma Aristimuño Herrera & Asociados; «sino por las erradas políticas económicas que han debilitado nuestra moneda; al extremo de que ya no es capaz de cumplir ninguno de los tres propósitos esenciales de todo signo monetario. Servir como una unidad de cuenta, como medio de pago y como reserva de valor»

La banca acompaña el proceso de dolarización con la implementación de ciertos productos que permiten el manejo de la divisa en el sistema financiero. Tan es así, que en la actualidad un 57% de las captaciones del público de la banca se da en dólares, según indica Aristimuño.

Como dato que grafica muy bien el alcance de la moneda estadounidense en el tejido económico, Aristimuño apunta que los fondos captados por la banca son de US$577 millones. La cifra es superior a la liquidez monetaria que se ubica en US$470 millones.

Pese a estas cifras, el régimen pareciera no atreverse a profundizar la dolarización al darle un apoyo legal.

Para el diputado de la Asamblea Nacional y también economista José Guerra, está negada la posibilidad de una dolarización en el país.

Guerra asegura que «el bolívar ha muerto». El parlamentario indica que el signo monetario nacional “no tiene recuperación», y recuerda que ya sufrió «dos reconversiones y le quitaron ocho ceros”.

¿Dolarizar o no?

Sin embargo esta semana, de acuerdo a Bloomberg, el gobierno se habría reunido con un grupo de bancos para conversar sobre un plan de dolarización. Este consistiría en convertir al Banco Central en una cámara de compensación y liquidación de la moneda estadounidense. Bajo el esquema, el bolívar subsistiría en paralelo al dólar.

Aristimuño cree que este proyecto pudiera ser desarrollado por el régimen de Maduro. «Confiamos plenamente en que este proceso se llevará a cabo con éxito; y permitirá que el sistema productivo venezolano tenga así vías adecuadas para su crecimiento y consolidación».

Pero ¿hasta que punto ello se trataría de una dolarización formal de nuestra economía?.

El presidente de Datanálisis, Luis Vicente Leon, cree que esa no es un posibilidad; y que sólo se trataría de una forma con la que el régimen de Maduro buscaría «regularizar y legalizar los procesos que hoy ocurren de facto y que son inevitables hacia el futuro».

En tal sentido aclara que la dolarización sería imposible de ejecutar debido a que «la autoridades monetarias y el gobierno están sancionados y no podrían ejecutar los acuerdos para cambiar o complementar su moneda por el dólar».

En tanto que, lo que pudiera implementarse es algún mecanismo que permita transar en dólares a lo interno.

«La propuesta discutida en BCV se trata del diseño de una Cámara de Compensación en dólares entre los bancos locales para realizar transferencias entre ellos y facilitar las operaciones en divisas dentro de Vzla. Busca hacer fluir mejor las transacciones que dominan hoy el mercado» señala Leon.

Una oportunidad para el manejo de las divisas

Un proceso que según el economista Asdrúbal Oliveros, de la firma Ecoanálitica tiene tiempo haciéndose: «El proceso de dolarización de la banca venezolana lleva ya mucho tiempo; buscando con los entes reguladores establecer una cámara de compensación entre entidades»

Es a su juicio, una oportunidad para facilitar el manejo de divisas frente a la hiperinflación agresiva que se registra en el país.

En este sentido Oliveros considera que este tema de la dolarización no se puede detener y difícil de revertir en un mediano plazo, lo que al fin de cuentas «facilitaría la vida de muchos venezolanos».

Lo cierto es que esta opción de la Cámara de Compensación en dólares, es una muy válida que evalúa el régimen de Maduro ante una realidad económica que se fraguó en la cotidianidad, como una reacción-respuesta ante el devaluación del bolívar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *