DEPORTE

Con mucha polémica, River no completó la hazaña y Palmeiras jugará la final

River Plate no completó de remontar el 0-3 de la ida, y venció solo 0-2 al Palmeiras, que jugará la final de la Copa Libertadores.

A veces el fútbol no es tan justo. Si bien gana el que meta gol, uno siempre debe valorar el juego en sí.

Si hablamos de merecer, River mereció más, por su garra, por el dominio en ambos partidos, por como jugaron.

Palmeiras se paró en su campo para jugar el partido de vuelta con temor. Sabían que River había jugado mucho mejor en la ida a pesar de los errores que le costaron el 0-3.

Los argentinos salieron decididos a remontarlo. Desde el minuto uno asfixiaron a los locales en su casa, presionaron arriba y atacaron por todos lados a Palmeiras.

Al 29″, el que cometió el pésimo error ante Luiz Adriano en la ida, adelantó al conjunto millonario. Rojas cabeceó un gran tiro de esquina para poner el 0-1 parcial.

La falta de contundencia volvió a condenar a River en lo que restó de partido. Pero al descanso se tenían que ir con el segundo. Al 44″ Santos Borré logró conectar otro cabezazo en el área y puso a River a un gol de empatar la serie.

Laporta arraza con las firmas y es favorito a presidencia del Barcelona

Los otros 45 minutos fueron de sufrimiento para ambos equipos. En los locales, por el constante asecho de River a su campo, mientras que los visitantes, sufrían por no conseguir el gol del empate.

Y más sufrieron al 55″, cuando Montiel anotó el 0-3 después de una jugada CASI perfecta ¿Por qué? porque Borré estaba en fuera de juego mientras que la jugada se fabricaba.

Pasaban los minutos y los Millonarios y no tenían suerte. Ataque tras ataque a los de gallardo solo les faltó una cosa: contundencia, lo que le sobró por montones a los brasileños.

Al 73″, la doble amarilla a Rojas, por una falta sobre Rony, no bajó las revoluciones. La expulsión, por el contrario, acercó la remontada.

Y las polémicas con el VAR tampoco podían faltar. A parte del gol invalidado a River, hubo dos penales dudosos que hicieron que el juez fuese a revisar el monitor. Jugadas muy apretadas, que terminó por no sancionar.

Al final, esto condiciona a River en lo anímico, porque a pesar del partidazo que estaban haciendo, parecía que el destino no quería que la pelota pasara la línea.

Gallardo y su equipo se despiden de la Copa Libertadores con la frente en alto, porque dejaron todo y estuvieron a nada de llevarse a Palmeiras por delante. Pudieron haberle metido 5 0 6 goles en Sao Paulo, pero la suerte les jugó en contra.

“Es unas sensación muy plena la que tengo, porque cuando uno ve la postura de un equipo, cuando ve las formas y lo representan a uno totalmente no me queda mucho para decir. Simplemente reconocerlos y agradecerles por el partido que han jugado hoy”, dijo el técnico de River tras el partido.

“Le deseo suerte a Palmeiras en la final”, acotó ante de retirarse sin aceptar preguntas.

Palmeiras jugará la final en el Maracaná dejando una pobre imagen. No era de ellos el encuentro, aunque así este hermoso deporte, se gana marcando, y eso hizo el conjunto de verde.

“River tiene un entrenador que es mejor que yo y tiene jugadores de gran experiencia. En los últimos cinco años estuvieron en las semifinales y ganaron la Libertadores dos veces. Estudié a este equipo y sabíamos la calidad y la experiencia, y que por su trabajo era posible que nos hicieran goles acá”, manifestó Abel Ferreira, entrenador del equipo en diálogo con la prensa.

El Palmeiras sufrió para llegar a su quinta final en el torneo continental, que ganó por única vez en 1998 a expensas del Deportivo Cali colombiano.

Estos se enfrentarán al ganador de la serie entre Santos y Boca, que se enfrentarán este mismo miércoles en Brasil para definir quien jugará la final por la Gloria Eterna.

José Ramos – Giros360Sports

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *