INTERNACIONALES LATINOAMÉRICA

Migrantes venezolanos considerados trabajadores ejemplares por empresas privadas de Colombia

En la Cadena Nacional de hamburguesas y batidos colombiana ?Sierra Nevada? el 20% de la fuerza laboral contratada son migrantes venezolanos, el motivo, ?de acuerdo a lo expresado por ?Marcela Covelli Escobar, directora de recursos humanos de la empresa??descubrimos que nuestros trabajadores venezolanos son algunos de nuestros mejores empleados?.

Dijo ?Covelli Escobar, ??han pasado por mucho y est?n tan felices y agradecidos de tener un trabajo, que realmente van m?s all??. Una de estas personas es el venezolano C?sar Jim?nez Mart?nez, quien?tiene una discapacidad auditiva y del habla desde su nacimiento y ahora, es tambi?n refugiado. Sin embargo, Sierra Nevada, vio m?s all? de los desaf?os y reconocieron en ?l a un buen empleado.

Refiere Cesar ?al? llegar a Bogot?, imprim? muchos curr?culos y los repart? compa??a por compa??a, buscando cualquier tipo de trabajo. Pero nadie me contrataba?, dijo C?sar, en lenguaje de se?as y a trav?s de un int?rprete. ??As? que cuando me entrevist? con Sierra Nevada y me pidieron que empezara al d?a siguiente, me sent? muy bien?.

La gerencia de la compa??a hab?a tomado la decisi?n de adoptar pr?cticas de contrataci?n inclusivas, estableciendo cuotas para cada uno de los grupos. Ha valido la pena, dicen los ejecutivos de la compa??a.

De 160 miembros de Sierra Nevada,  las personas refugiadas y migrantes venezolanas ahora representan aproximadamente el 20 por ciento de la fuerza laboral  y C?sar es uno de los 17 empleados sordos.

La cadena nacional de hamburguesas y batidos es parte de un peque?o, pero creciente, grupo de actores del sector privado colombiano que han  abierto sus puertas a las personas refugiadas y migrantes venezolanas, ofreci?ndoles un empleo estable, lo cual  seg?n los especialistas es un factor primordial en el ?xito futuro de una persona refugiada.

El trabajo de Cesar se desarrolla en la estaci?n de freir y en la parrilla, sus ingresos cubren el alquiler de un modesto apartamento, donde vive con su esposa e hijo, gastos b?sicos e incluso ocasionalmente puede enviar dinero a su madre que continua en Venezuela.

 En Colombia y en otros pa?ses muchos luchan por obtener documento de trabajo, inclusive la gran mayor?a aceptan sueldos por debajo del salario m?nimo, lo que perjudica a los trabajadores venezolanos y locales por igual.

Sin embargo, C?sar no es el ?nico con una historia de esperanza en un nuevo trabajo. Laura Espinosa, quien abandon? una carrera profesional para empezar de cero en Colombia,  cuenta con un buen empleo, gracias a la decisi?n expl?cita de la empresa privada exportadora de flores Sunshine Bouquets, de contratar personas refugiadas y migrantes venezolanas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *