DEPORTE

La historia de Paola Pérez: Sin apoyo a Tokio

Paola Pérez quedó en la posición 20 de la natación en aguas abiertas en los Juegos Olímpicos, pero es un ejemplo de superación para los atletas venezolanos.

Paola Pérez empezó a practicar natación desde muy pequeña en San Cristóbal, Estado Táchira. Poco a poco fue alcanzando un alto nivel y logró clasificar a los Juegos Olímpicos de Río 2016, donde terminó en posición 20.

Luego, siguió avanzando en la disciplina pero las cosas no mejoraron mucho. En los Juegos Panamericanos de Lima tuvo que utilizar un traje de baños normal, a pesar de que la temperatura del agua rondaba los 18 grados.

Lo normal era que la Federación Venezolana de Deportes Acuáticos o el Ministerio del Deporte le brindaran el traje de neopreno. Sin embargo, nunca se lo enviaron y la Venezolana decidió competir, y casi sufre de hipotermia.

Después de esto llegó la pandemia. Las condiciones en Venezuela empeoraron y en su ciudad no quedaban piscinas para practicar. Ante esto, Paola Pérez partió rumbo a Santiago de Chile para prepararse de cara a Tokio 2021.

“Mucha gente se va del país por cuestiones económicas y yo en realidad me fui por una cuestión de piscinas. Allá no había y ese es el medio por el cual me muevo, y eso fue lo que me obligó a salir”, comentó en una entrevista para France 24

La comunicadora Lorena Arraiz indicó en su cuenta de Twitter que Paola «Para entrenar pagaba 10 mil pesos diarios en un piscina aquí para poder practicar tres veces al día. Y su papá fue el entrenador.»

¡Venezuela gana su primera medalla de oro! Yulimar Rojas rompe récord mundial con el salto triple

“Actualmente estoy trabajando en Chile compartiendo mis conocimientos con nuevos nadadores y me ha ayudado a pagar parte de mi entrenamiento. Sin embargo, la natación es un deporte caro Por eso vengo a ustedes para obtener los recursos económicos necesarios”, contó Paola en mayo, cuanto inició una campaña de GoFundMe para conseguir el dinero suficiente para entrenar y poder viajar a los Juegos Olímpicos.

Tras esto, la nadadora venezolana obtuvo el mejor tiempo del continente en la categoría de 10Km: 2:03:31.61. Así, consiguió clasificar a la máxima cita del deporte mundial por segunda vez.

En esta, terminó en la posición número 20 de la natación en aguas abiertas con un tiempo final de 2:05:45.

«Fue una mala carrera, pero mientras iba nadando me sentía bien. Pienso en la preparación que tuve y no podía haber tenido un mejor resultado» , expresó Pérez en declaraciones a la prensa. Destacó que solo tuvo un mes de preparación.

Además, Paola Pérez confesó que después de los Juegos Panamericanos Lima 2019, vino lo peor para su vida: «Pensé que me iba a quedar en el camino, que no lo iba a lograr… lo más difícil fue superar los pensamientos suicidas que tuve por dos años después de Lima. Fue un infierno, pero hoy salió el sol y calentó bastante. Hoy me siento feliz de haber superado esos momentos tormentosos».

⁣Ana Cunha de Brasil fue oro con 1:59:30, Sharon van Rouwendaal de Países Bajos plata con 1:59:31 y Kareena Lee de Australia bronce con 1:59:32.

A pesar de todo, se ganó el respeto de todos los venezolanos que están orgullosos de que pudo estar entre las mejores 20 nadadoras del mundo sin la mejor preparación.

Esto sucede día a día en el deporte nacional y no podemos dejar a un lado a muchos atletas que tienen un talento increíble, pero que por falta de oportunidades no pueden brillar.

Foto referencial

José Ramos – @Giros360sports

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.