NACIONAL SOCIEDAD

¡Hecho en socialismo! Di positivo para Covid-19 y me enteré diez días después

En Insalud Carabobo me hicieron una prueba PCR de Covid-19 y di positivo. Pero no me enteré en ese momento, sino diez días después.

Así que, si ustedes pensaban que las cifras que da el régimen de Nicolás Maduro sobre los contagios en Venezuela son actuales, se equivocan.

El 13 de diciembre, quien suscribe esta nota, comenzó a sentir los síntomas principales del virus: fiebre, dolor de cabeza y decaimiento.

¡Solo para viajeros! Instituto Nacional de Higiene habilitó pruebas PCR

El 14 continuó el malestar general. Al principio creía que era una simple gripe, pero el viernes 18 me di cuenta que se trataba de otra cosa.

Me percaté que, al salir de mi casa había olvidado aplicarme perfume. Pero es que sí había cumplido con mi rutina diaria y fue cuando me di cuenta que no tenía olfato.

Traté de conseguir una prueba PCR o rápida en varios lugares de Valencia, en el estado Carabobo y fue infructuoso.

Era la primera pifia para el régimen: no hay pruebas disponibles para todo el mundo, como se jactan todos los días a través de los medios.

De hecho, mientras esperaba que me atendieran en Insalud, una señora llegó solicitando una prueba y se la negaron.

Pero, como todo en este país se maneja con contactos o con la popular «palanca», me consiguieron una especie de cupo en Insalud.

Me citaron para el ambulatorio Miguel Franco de Naguanagua, el 23 de diciembre. Ahí me hicieron la prueba del hisopado, la cual es horrible.

Como era natural, pregunté por el tiempo de entrega de los resultados. Ese día el malestar era peor. Me agotaba con tan solo caminar dos cuadras.

Una de las trabajadoras del sector salud me dijo que debía esperar «unos días» porque esas pruebas las envían a Yaracuy para comprobar el diagnóstico. Aunque en Carabobo el régimen instaló con «bombos y platillos» un laboratorio para PCR, éste parece ser exclusivo para las pruebas requeridas en el sector deportes; mientras el ciudadano común sigue penando.

Esos días fueron diez. El 2 de enero me llamaron para informarme del resultado: era positivo. Pero ese día ya no había ningún síntoma en mi cuerpo, o al menos yo no sentía nada.

Durante la llamada que recibí me informaron que mi resultado sería parte de la cifra que el régimen daría esa noche respecto a los casos de este 2 de enero. ¡Imagínense ustedes el desfase!

Es decir, las cifras que Delcy Rodríguez o Freddy Ñáñez entregan todas las noches, en realidad no pertenecen a ese día sino que tienen, por lo menos, una semana de retraso.

Así se vive en Venezuela. Todo es improvisado, mientras le hacen creer al mundo que las cosas funcionan. Bueno, es que ya ni el mundo les cree.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.